Lluvia de bendición en Dallas, Texas es testigo de que Dios los acepta como sus hijos.