Experimentan el amor de Dios al bajar a las aguas del bautismo en Nuevo Laredo, Tamaulipas.